segunda época




Fierros y papeles


E-mail this post



Remember me (?)



All personal information that you provide here will be governed by the Privacy Policy of Blogger.com. More...



Santiago de Chile. Gran Avenida. Paradero 29 y medio. La calle poblada de escolares, que gracias a Dios siguen en el colegio. Oigo una voz. No es Dios.

- Oyie, ¿tenís 100 pesos?

- Nop.

- Pero ya po. Si son pa'unas papitas fritas.

Dudo y me pregunto por el humo del lugar. ¿Do emana? ¿De los tubos de escape? ¿De alguna chimenea? Miro la tierra, sembrada de colillas. Los liceanos ríen. Giro la cabeza y veo el letrero: "Pollos y papas fritas". Ellos insisten.

Vuelvo a negar la moneda y me alejo de las papas. Ando medio inapetente.

Más allá, un semáforo. De los que tienen botón. Camino hacia él y lo presiono. Son casi las ocho de la noche. Las micros pasan. Pasan llenas y pasan de largo.

Entonces cruzo. Enfilo por una callecita. Destino: el taller mecánico de mi viejo.

Llego pero no está. Anda en otro lado, me dice don Sergio, su ayudante septuagenario.

Entonces, silencio eterno. Observo el taller. Miro el torno, las herramientas. Faltan varias: las piden y no las devuelven. De fondo suena la tele prendida y los ruidos de otros talleres. Don Sergio retoma la pega. A metros, un tren delantero desarmado. Y la puerta abierta: más al viento que a los clientes.

Por fin miro hacia el fondo y distingo a quien no había visto. Está detrás de la mesa, camuflado entre los fierros y los papeles. Sus anteojos ya perdieron una lente. Lee con esfuerzo un mamotreto y luego sube la vista.

- Con usted quería hablar, ilustre ciudadano- me dice.

Es don Lalo, un viejo amigo de mi abuelo que hace tiempo me anda buscando. Me ha llamado al celular y me ha dicho que quiere que le ayude. Que le busque cómo publicar. Sus poemas.

- Pero don Lalo, yo no le aseguro nada. No conozco tanta gente- le insisto.

Creo que se imagina que manejo una editorial. Hace rato que se jubiló y por las tardes acompaña a mi viejo. Su compañía consiste básicamente en largarse a leer frente a él sus cientos de creaciones, juegos de palabras y artilugios lingüísticos, que bautizó como poemas y enumeró del 0 al infinito. Pero su lista de artefactos aumenta a medida que disminuyen sus posibilidades de publicación. Pues ya lo dijo Aylwin: el mercado es cruel.

Yo le digo que no se dé por vencido. Que persevere… Pero a quién quiero engañar. Nadie lo pesca y no hay nada que yo pueda hacer por él ni por sus publicaciones. A duras penas me manejo con las mías.

Es el destino de los poetas y de los viejos, le digo. El pago de Chile.

Él sólo baja su cabeza.


8 Descargos con respecto a “Fierros y papeles”

  1. Anonymous carlincha 

    Me dio lata, que fome!... Y pensar que todos/as caminanos hacia la longevidad.

    Saludos desde el "sure"
    Carla

  2. Anonymous Cabra Chica Tierna 

    Me acordé de mi abuelo, que lo único que quiere es escribir un libro con sus historias. Y ese es su sueño de abuelo.
    Saludos.
    Chao.

  3. Anonymous Paula 

    Que penita lo de Don Lalo. De repente en el mismo taller le pueden hacer un espacio para que exponga sus trabajos.
    O un bló.
    O algo.
    No sé, es que me dio mucha pena... Debe ser mi fecha sensible, cuando me pongo media huoncita.

  4. Anonymous Clarice 

    Me dio nostalgia....las letras que no quieren dejarlas selladas.

  5. Anonymous Aristóteles 

    Como los vemos los veremos.

  6. Anonymous Anarko-Kapitalista 

    Aylwin sólo sabía de crueldad porque no conocía el ciberespacio.

    Un blog para Don Lalo.

  7. Anonymous yayosalva 

    Una historia triste, como tantas otras ante las que uno se siente como tú te has sentido. Pero también un admirable ejemplo de tesón y de sentirse vivo, el de don Lalo.
    Un saludo desde Madrid.

  8. Anonymous Luis Alejandro Bello Langer 

    Y después uno se pregunta cómo es que alegan por 120 pesos en el pasaje escolar si tienen para comprar comida chatarra...en fin.

    Ahora, respecto a don Lalo y sus creaciones, si bien por ahora parece difícil conseguir publicarlas, no debieran de desdeñarse; a muchos artistas se les aprecia de forma póstuma...¿por qué no conservarlas bien y, de paso, registrarlas en Propiedad Intelectual?

    Saludos cordiales.

Suelta la pepa:

      Convert to boldConvert to italicConvert to link

 


El culpable

  • Soy yo, el cansadorintrabajable
  • desde
  • mí mismo

Anteriores

Archivos

Lazos